Inicio de sesión

Feed aggregator

OMG I’m Dating a Non-Nudist

The Official AANR Blog - Mar, 27/06/2017 - 13:27

(Continued from Growing Up as a Nudist – Part 1)

I will call him Dean.

Photo Credit: Katie Mo Photo www.facebook.com/katiemophotography

Dean and I had been together about two months before I even thought about telling him. Maybe I was nervous because I am not a fan of rejection, but I knew I had to tell him I was a nudist.

When I broached the subject to him, he looked a little shocked and I asked him what he thought. He said “I didn’t think that was a thing. But it really doesn’t matter because of how much I care about you.”

During our conversation, I mentioned that I go to nudist resorts with my family. He said, “Oh you told them?” My answer was “Who do you think got me involved?” He said, “I’m definitely surprised about this entire conversation. But I still care about you too much.” Yeah, I’m keeping him.

Dean didn’t know what to say to his parents. I said I could talk to them. He said, “No, let’s wait on that. I want them to get to know you first.”

After knowing Dean’s reaction, I needed to tell my parents I was dating a non-nudist. As I walked in the living room where my parents were, I thought about what I wanted to say to them. My stomach was churning, and I blurted out “I’m dating a non-nudist!” Surprisingly, they didn’t hear what I said, so I had to repeat it. They both turned and looked at me, and asked, “What do you want for dinner?” After my sigh of relief, I told them how I felt about Dean and the fact that he didn’t care that I was a nudist. They were happy for me because I had found someone to make me happy and someone I liked so much.

Dean and I have been going strong for about a year and a half now, still learning the ins and outs of what a long-term relationship is, and the requirements that go along with that. Also, I have invited Dean to go with me to a nudist resort.

His response was a bit uncertain. “I don’t know how I would handle it myself, just because I don’t want to stare at anyone by accident,” he said. “No worries,” I said, “I will get you a pair of dark sunglasses and in a very short time, you’ll no longer need them.”

It’s common to feel this way, especially for someone trying nudism for the first time. His last sentence made me hopeful for the future. He stated, “I definitely want to give it a try at some point.”

I grew up in a nudist family, and I have been going to resorts affiliated with AANR all my life.

I encourage anyone to experience that feeling of freedom that comes from spending time with friends and family in a wholesome, friendly nudist environment. And who knows, if you’re single, you may meet someone who shares your enthusiasm for nudism, or better yet, find someone (like I did) who cares enough about you to entertain the notion of nudism.

Alexandra Schuttauf,
Public Relations/Communications Specialist, AANR

Categorías: AANR - USA

Growing Up as a Nudist

The Official AANR Blog - Mar, 13/06/2017 - 13:10

Note: The following is an article from the March 2017 issue of The Bulletin. To regularly receive The Bulletin, become an AANR member today.

Photo Credit: Katie Mo Photo www.facebook.com/katiemophotography

I don’t have a first-time story, mostly because I cannot remember it. Also, I was born into the nudist way of life and had to get most of the story from my parents.

It all started long before I was born when my dad was working as a summer law clerk in the Midwest. He read an article in the Kansas City Star about a travel editor’s visit to Club Orient. The same issue of the newspaper contained a small advertisement for an open house that Prairie Haven Club in Scranton, Kansas was holding the next weekend. On a lark, my parents went on a road trip to the club thinking they would drop in for about 10 minutes, then check visiting a nudist place off life’s ‘to-do’ list. After meeting some friendly people and watching my dad enjoy a skinny dip, my mom then knew things would be different for him. “You’ll be ready to do the nudist thing again soon,” she predicted as they drove out.

It may have taken a few more visits and Florida’s warm sun when my folks moved there a couple years later, but my mom became convinced too. Fast forward to 1992. I was two weeks old, and my parents headed to Cypress Cove with me in tow for a day of sunshine, and a special family tradition in birthday suits to celebrate new birthdays. By 1998 dad was working at AANR, I had a little sister, a little brother, and we all had little use for swimsuits.

We lived a few blocks away from the Kissimmee-based resort Cypress Cove. This was such an awesome way to grow up. Imagine knowing that after school or Church, we could ride our bikes down the road and go to the lake or the pool and have fun.

In 2000, my littlest brother was born, and our family was complete. With us growing up and getting more friends, we invited a few friends of the family to try it out. I remember it was always the same process. We would get there, they’d be a little nervous, but eventually, they would want to undress and join in on the fun too.

Growing up as a nudist has given me a stronger bond with my family. Whether it is having a road trip to get to an AANR Convention, or riding our bikes to “The Cove” on Sundays after Church, there has always been a connection there that so many families miss out on.

Through experiences with the AANR Youth Summer Camps, I was able to share fun experiences with kids my own age too, and learn more about naturism/nudism and education from the excellent leadership that the AANR youth camps provide as well. This helped me tackle and overcome the pressure about negative body image, and gave me a better view of body acceptance.

As I grew older, I was more exposed to the advertising of the impossible “ideal woman” the world has conditioned us to adopt. I knew in my heart, from growing up with talking to people of all walks of life, young and old, that people aren’t built to the unrealistic visual expectations the world has for us. We are so much more. Because of my upbringing in this body-positive environment, I can still be happy knowing that while I may be judged for my body, it truly doesn’t matter to me.

When thinking back, I remember what my younger self would have said while building castles on the beach, listening to a cover band play Rock’n’Roll classics at Nude-a-Palooza: “This is awesome, I hope it never ends.”

Me too, younger Alix, me too.

Stay tuned next week for part 2!

UPDATE: Part 2 is here! OMG I’m Dating a Non-Nudist

Alexandra Schuttauf,
Public Relations/Communications Specialist, AANR

 

Categorías: AANR - USA

¿Señalizar o no señalizar las playas de tradición nudista?

Blog de la FEN - Sáb, 30/07/2016 - 10:39
El pasado sábado 2 de julio nos reunimos en Madrid los representantes de las Asociaciones Naturistas
Asamblea FEN 2016 en Centro Cultural 13 Rosasfederadas para celebrar la Asamblea anual.
Por la mañana liquidamos los asuntos de rigor: aprobación de cuentas y presupuestos; informes de actuaciones legales y de actividades, etc.

Tras una comida sencilla en un bar cercano, el Ribada, dedicamos la tarde a hablar de la conveniencia o no de pedir señalización de playas, y en su caso, en que términos.
Esta discusión siempre nos produce un poco de "esquizofrenia", si se me permite la palabra. Como Naturistas, y en especial como dirigentes y por lo tanto ideólogos, todos estamos de acuerdo en que debemos normalizar la desnudez, y en especial en los lugares de baño, empezando por las playas. Pero por otra parte un cartel del tipo "zona de tradición Naturista" (y más aún uno de "zona nudista") es evidente que protege la playa, no sólo de la entrada de gente con bañador (disminuye algo), sino también de que se sientan con algún tipo de derecho imaginario a insultarnos o reprimirnos.

El lunes siguiente me acerqué con mi mujer a comer algo de comida sueca al Ikea, y como otras muchas veces advertí la presencia de un par de chicas jóvenes dando de mamar a su hijos. Me di cuenta que sólo lo veía en Ikea, y no por ejemplo en otros centros comerciales como Eroski. Enseguida deduje la causa: en el restaurante de Ikea no existe una habitación de lactancia.
¿Es bueno para las mujeres que existan habitaciones para lactancia en centros comerciales y otros sitios públicos? Por una parte sí. Es cómodo, nadie te mira, estás con otras mujeres que hacen lo mismo,... pero a la vez disminuye la normalidad al perder visibilidad y a la postre la mujer pierde la libertad de poder amamantar en cualquier sitio, lo que limita su libertad de movimientos.
Es evidente que la lactancia en público no está prohibida, pero si estás en un centro comercial en que hay carteles por todas partes que indican con una flecha que hay una "sala de lactancia", te sentirás obligada a ir a esa sala y quizás tu pareja no querrá entrar contigo, no sea que las demás mujeres duden  sobre si eres o no una especie de "mirón". Y si decides amamantar fuera, es posible que nadie te diga nada, pero a lo mejor recibes alguna mirada desaprobatoria, como mínimo.

¿Qué es preferible, disfrutar de la comodidad y la protección de una sala de lactancia, o pagar el precio de no pedir esas salas para así disfrutar de la libertad de poder amamantar a tu hijo en cualquier lugar? La ONU y la mayoría de los organismos que he consultado opinan que lo más importante es dar visibilidad y normalizar la lactancia en todos los sitios (¡hasta en el trabajo!), y hacen campañas de las que nos venimos haciendo eco en este blog.

Entiendo que algunos Naturistas quieran disfrutar de la protección que da un cartel de "Playa nudista, respete nuestros valores", o similar. Pero debemos plantearnos si eso contribuye a la normalización de la desnudez como una forma más de baño, o si contribuye a lo contrario. Es claro que la mayoría de las veces que vamos a la playa no vamos con la intención de contribuir a la visualización de nada, ni de educar a nadie, ni de discutir con nadie. Sólo queremos pasar un día agradable con nuestra familia, con nuestros amigos, con nuestras amigas. Y es evidente que el cartel puede contribuir a darnos esa tranquilidad que buscamos. También es evidente que, como en el caso de lactancia, la existencia de carteles trasmite a los usuarios intolerantes el falso mensaje de que ese es el único sitio en el que se puede prescindir de la ropa del baño, e incentiva incluso posibles actitudes violentas hacia los que deciden hacer uso de otras playas en las que no haya señales. Trasmite también un mensaje absolutamente contrario a nuestra filosofía, cual es que el cuerpo humano no es bueno, y que no debe verse salvo en ocasiones y lugares específicos (y en nuestro caso con más intensidad que en el del amamantamiento en público, pues hay más ignorancia).

¿Solución? No la tenemos o no es fácil. Nuestros socios apoyan muy mayoritariamente (casi el 100%) acciones informativas y de convivencia como el "día sin bañador", pero luego son pocos los que van, los que se atreven. No dudan en apoyar a nivel teórico y en las redes con entusiasmo la normalización de la desnudez, pero a la vez piden la vuelta a poner algún tipo de cartel en su playa preferida si ven que se empieza a llenar de gente con ropa.
La solución parece pasar por educar a nuestros socios y desde ellos y con ellos a la sociedad, no sólo

Playa sólo para blancos en Durbancon la trasmisión de mensajes lógicos y sencillos (el bañador es anti-higiénico; perjudica en especial a la infancia; carece de sentido; no se usa en los vestuarios aunque haya menores,...) sino también con la incitación a la práctica en cualquier playa (mejor en grupo, para trasmitir más normalidad y evitar posibles problemas).
Tenemos cierta facilidad para llegar a los mass media (véase la gran trascendencia mediática del día del bañador opcional en este enlace), que debemos aprovechar para trasmitir nuestro mensaje, nuestros valores, que no son distintos a los de los demás. Pero a la vez quizás hay que seguir protegiendo algunos de los lugares privilegiados, o pedir carteles en las zonas bajo ayuntamientos con ordenanzas nudófobas, al menos hasta que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos anule esas ordenanzas, que nos guste o no, serán legales hasta ese momento. Nadar y guardar la ropa, que dice el refrán (sólo posible para un nudista, que nada tiene que guardar ;-))

Normalizando la desnudez en las Piscinas de Madrid

Blog de la FEN - Vie, 29/07/2016 - 19:48
La idea del día sin bañador se expuso por primera vez en un foro o lista de correo de nudistas. Fue Julián Santamaría, que años después sería nombrado naturista del año por la FEN. La recogió el CCN y la llevó a una Asamblea anual de la FEN donde fue aprobada.
Aunque el manifiesto decía "con el objetivo de reivindicar la tolerancia social hacia la desnudez en todas las playas", la asociación de Madrid, ADN, decidió dar el salto a la convivencia también en las piscinas, eso sí, con la previa aprobación de la administración de la que dependieran al tratarse de lugares cerrados y con normativas.


Las noticias de las 2 de TeleMadrid abrieron con nosotros. Me llevaron al estudio para una entrevista en directo. 
¡Un total de 5 minutos de un telediario, y con entrevista! La jornada todo un éxito de asistencia (más de 200 sin bañador), de convivencia y mediático. 
(Si el vídeo no se ve, pulsa este link que te llevará a la web de TeleMadrid donde está alojado.)

 Dado que se trata de una idea esencialmente educativa y de trasmisión de valores, nuestro primer intento exitoso fue en la piscina de la Universidad Complutense, tras varias reuniones con Carlos Berzosa. Es mucho más difícil conseguir este modelo de convivencia, de visibilidad que unas horas exclusivas para el baño en desnudez (en 2002 pactamos horarios con Álvarez del Manzano y luego con Gallardón, ambos del Partido Popular, sin muchas dificultades). Por ello fue muy atrevido por parte de Berzosa lanzarse a este nuevo experimento, que demostró que la convivencia era tan normal como en las playas.
No fue hasta la llegada al Ayuntamiento de Madrid de Carmena cuando pudimos probar de nuevo este nuevo modelo, el de la convivencia, el que nos gusta, el que preferimos (todo el mudo se empeña en pensar que queremos horarios exclusivos, lo que implicaría que consideramos el cuerpo humano algo que debe esconderse, algo malo. Es decir, piensan que los naturistas no somos Naturistas, que pensamos como los que nos quieren segregar a espacios apartados).
Lo probamos en septiembre, y lo repetimos en junio, y ahora en julio en la de Peñuelas.
En la Complutense recibió cierta atención mediática, por ser la primera vez. En septiembre y junio, ninguna, a pesar de que siempre notificamos a agencias y medios. Sin embargo en julio se han interesado decenas de medios tras haber sido utilizado como arma política por la oposición (Esperanza Aguirre) contra la alcaldesa. No nos gusta que este ni ningún tema de libertades se mezcle con política partidista, pero hay que reconocer que la gran promoción mediática ha sido muy buena para los fines de normalización que perseguimos.

Recopilación de vídeos (entrevistas de TV), audios (entrevistas de radio) y prensa sobre el día sin bañador o día del bañador opcional 2016 y años anteriores en este enlace de la web de la FEN.

Error de Sindicación de Facebook

Naturisme TV - Mar, 30/06/2015 - 20:20
Esta URL ya no es válida. Visita esta página para encontrar la nueva URL, si tienes acceso: <a href="https://www.facebook.com/profile.php?id=277891575347">https://www.facebook.com/profile.php?id=277891575347</a>
Categorías: Naturisme TV - francia
Distribuir contenido