Inicio de sesión

La playa al desnudo

En plena polémica por la decisión del ayuntamiento de Getxo de castigar el nudismo en su litoral, los adeptos a disfrutar del verano sin ropa recuerdan que su afición ya no está prohibida ni penalizada.

Desnudarse ya no tiene la calificación “S”. El nudismo, que a finales de los setenta se había convertido en un reclamo para mirones, es hoy una actividad que cada vez suma más adeptos. Hombres y mujeres que hacen del desnudo un pilar sobre el que edificar su filosofía de vida, y que ahora vuelven a alzar la voz para reivindicar su derecho a desprenderse de la ropa.

El desencadenante de esta nueva polémica viene de la mano de la Asociación de Naturistas del País Vasco que se enfrentó al alcalde de Getxo, Iñaki Zarraora, por prohibir el nudismo en las playas de su localidad, donde era algo habitual desde hacía 30 años. Todas las asociaciones naturistas de España se han unido contra este bando y han vuelto a poner de moda una opción que hasta ahora muy poca gente había vuelto a cuestionarse.

Vivir el verano sin ropa cada vez está más de moda. Desde campings hasta alojamientos, pasando por villas y piscinas de uso exclusivamente nudista, se venden en las grandes ferias de turismo abogando por el desnudo como algo “bello, natural y auténtico” y no “obsceno, vergonzoso y excitante”. Sin embargo, ante semejante euforia hay que apuntar que Balears no es un archipiélago nudista. Hace unos años, el Ministerio de Medio Ambiente diseñó una guía de playas españolas y entre las valoraciones que se hacían se especificaba si la playa era “oficialmente” nudista. Resulta curioso comprobar que en ese catálogo, la práctica del desnudo es mucho menos común en Balears que en otras comunidades autónomas como Canarias o Andalucía. Provincias como Gran Canaria, con 30 playas nudistas, Fuerteventura, con 31, o Almería, con catorce, chocaban con Balears, que sólo suma 5 playas: tres en Formentera (Illetes, Llevant y Migjorn), una en Eivissa (S´Aigo Blanca) y una en Mallorca (Es Trenc). Algo que, por otro lado, poco tiene que ver con la realidad cuando Menorca suma más de una veintena de playas en las que se puede practicar nudismo, así como las doce de Eivissa y la totalidad de Formentera. Desde el Ministerio se asegura que “aunque desde aquí se custodie la costa y se controlen las actividades que se realizan en el litoral, es cada municipio el que decide el uso que se hace de su playa”.

En un principio, todas las playas son nudistas ya que, desde la reforma del Código Penal, no existe ley que prohíba estar desnudo en un lugar público. En los 80, época de mayor libertad sexual, aún estaba vigente una legislación en la que se castigaba como escándalo público mostrarse desnudo. En el 89 hubo una reforma del código penal con una nueva regulación de los delitos por escándalo público, suprimiendo la tipificación de faltas que atentaban contra la moral. Esos artículos quedaban obsoletos pero no eliminados, y esa ambigüedad servía para argumentar la falta de consideración, de moral y de educación de los nudistas. Fue en 1996 cuando entró en vigor un nuevo código penal que hablaba de tolerancia y no prohibía ni penalizaba el nudismo.

Y aunque la ley permita el desnudo en cualquier costa, la búsqueda del contacto con la naturaleza hace que los nudistas opten por playas recónditas. Pero esa huida hacia el rincón paradisíaco también tiene otra lectura. “Es incómodo que playas con zona nudista como Es Trenc estén cada vez más llenas de textiles (en el argot nudista se conoce con este nombre a las personas que emplean el bañador) y haya que caminar más para poder estar cómodo”, argumenta Carlos Marqués, un joven habitual de esa playa.

Mallorca suma una docena de playas nudistas. Cada municipio decide pues la actividad que se desarrolla en sus litoral y de esta manera Calvià y Campos son los únicos que confirman que la Platja des Mago y Es Trenc son nudistas. Del mismo modo, sólo un bando municipal en contra podría convertir esas playas en espacios “textiles”.

PROS Y CONTRAS

PROS: Desnudos disfrutaron los humanos del Paraíso. P. Garcés. Palma.

¿Escándalo público en la playa? Verbigracia, esa señora que llama a gritos a su prole porque se adentra demasiado en el mar. O ese caballero que mira y te saca la lengua mientras su legítima suda en la tumbona de al lado. O esa pareja que necesitan el sonido atronador de un radiocasette para imaginar que continúan en BCM. O aquellos que pasean, perfectamente ataviados con su bañador y su pareo, a los perros por la orilla del agua.

El prejuicio anida en los ojos de los demás. Primero nos dijeron que la desnudez era pecado. Logramos despojarnos del textil convencionalismo y ahora resulta que nuestro cuerpo no es lo suficientemente bonito/bueno como para lucirlo sin tapujos. Pues de eso nada. Tomar el sol y el mar sin lycras, cordones y demás apreturas es un placer infinito que no cuesta dinero. El nudismo no molesta. O por lo menos, sólo molesta a quien va a la playa a escrutar al prójimo.

CONTRAS. G. Rodas. Palma.

Si ya es difícil encontrar una playa en condiciones en esta isla atestada de turismo, se le cae a uno el alma al suelo, o en este caso a la arena, cuando, tras recorrer docenas de kilómetros, llega a la cala de turno y se encuentra con cuerpos terroristas que dañan la vista, con carnes que amenazan con engullirte, cegando a aquellos que buscan un día de tranquilidad, hartos de la pornografía barata y los cuerpos danone que inundan los medios de comunicación.

El nudismo sólo es válido de veinticinco para abajo, el resto, bien merece el calificativo de escándalo público. Qué peor domingo que unas domingas al viento que te joroban el escaso sol que luce ese día, o que dan pie a una discusión con tu pareja porque únicamente tienes ojos para aquéllas. El nudismo está bien, pero en tu casa. En la playa, que es de todos, comportémonos como lo que somos, y no como los animales que fuimos hace ya unos cuantos millones de años.

¿El nudismo es sólo cosa de guapos?

Las páginas web de todas las asociaciones naturistas de España, así como en las de aficionados, aportan un foro en el que todas las dudas de los “textiles” ante el nudismo tienen una contestación. Como dato, añadir que la mayoría de las consultas son masculinas y que las mujeres que se plantean dudas siempre lo hacen por el camino de la moralidad. Aquí resumimos algunas de las cuestiones más comunes que pueden leerse en esas páginas y la respuesta que se ofrece desde las organizaciones que apoyan la práctica.

Me gustaría ir a una playa nudista pero mi pareja no quiere. ¿Qué puedo hacer?

”Nunca hay que forzar a alguien a hacer algo que no quiere. Lo mejor es recurrir a una playa mixta donde cada uno pueda estar a gusto. Quizá entonces, al ver a más personas y entender que es algo que se realiza con total naturalidad, se anime a practicarlo”.

¿Y si tengo una erección?

”Aunque parezca raro, es algo que no suele ocurrir. Si sucede, siempre se puede dar uno un baño, tumbarse boca abajo o taparse con una toalla. Pero una vez que se vea el desnudo con normalidad, no sucederá”.

¿El nudismo es sólo cosa de guapos y de cuerpos de gimnasio?

”Si vas a una playa nudista verás gente de todo tipo: altos, bajos, gordos, flacos, guapos, con vello, tatuados… Lo único que tienen en común es que aceptan su cuerpo tal y como es y disfrutan de la libertad de no llevar ropa”.

¿Es tan grande la diferencia entre bañarse desnudo o hacerlo en bañador o en tanga?

”Es difícil de explicar la agradable sensación de libertad que produce el sol, la brisa y el agua al entrar en contacto con todo el cuerpo. ¿Para qué ponerse un bañador cuando uno va a bañarse? Es tan ilógico como ponerse un chubasquero para ducharse”.

¿Es recomendable para los niños ver desnudos?

”Hay estudios que demuestran que los niños expuestos a ambientes en los que se acepta la desnudez como algo natural tienen más confianza en sí mismos, aceptan mejor su cuerpo y desarrollan una vida sexual más sana”.

Desnudarse en público, ¿es pecado?

”Depende de ti, no de tu religión. Si en tus ojos o en tu pensamiento no hay mala intención, no existe pecado. Hay una cita de Juan Pablo II que dice: ‘Puesto que Dios lo creó, el cuerpo humano puede permanecer desnudo y descubierto y mantener intactos su esplendor y su belleza”.

¿Es lo mismo nudismo que naturismo?

”De forma sencilla se podría decir que el nudismo es la aceptación del nudismo en colectividad, mientras que el naturismo es una forma de vida en armonía con la naturaleza”.

¿Me pueden multar por hacer nudismo?

”El nudismo no está prohibido. Cualquier playa puede ser nudista si no hay un bando municipal que exprese lo contrario”.

Fuente: Diario de Mallorca, 19-8-2001. Autor: T. Palma.