Inicio de sesión

Avanza proyecto para construir un puerto en la desembocadura del arroyo El Potrero

Vemos con preocupación este proyecto, ya que amenaza el ecosistema del lugar y sacrifica un lugar publico para el beneficio de unos pocos ya que es privado, cediendo una amplia zona costera (actualmente es la laguna) para uso privado. 

20 9 2005 proyecto en arroyo el potrero foto figueredoEl presidente José Mujica concedió la pasada semana el pedido de prórroga de ocho meses presentado por la firma Chihuahua Sociedad Anónima para comenzar las obras de construcción de un puerto deportivo y un desarrollo inmobiliario.

La iniciativa fue presentada 1991 y apunta a construir un complejo náutico y demás servicios en la desembocadura del arroyo El Potrero en la bahía de Portezuelo.

El proyecto “Marinas de Punta del Este” consiste en la construcción de nueve edificios de apartamentos, 142 lofts, noventa residencias particulares y demás infraestructura de servicios como el caso de medio millar de amarras desplegadas en once muelles y dos canales de acceso y salida al mar.

La villa proyectada apunta a albergar alrededor de tres mil personas que residirán en 502 unidades habitacionales. La actividad náutica será regulada por la construcción de dos espigones de 125 metros de largo.

El complejo náutico se levantará en el padrón Nº 3542 que tiene una superficie de 403.577 metros cuadrados. El citado lote se encuentra sobre la margen norte del arroyo El Potrero casi en su desembocadura en el Río de la Plata.

En los últimos años el proyecto cobró notoriedad a partir de una serie de decisiones adoptadas tanto por el gobierno nacional como por la intendencia Municipal de Maldonado.

Aprobado

Uno de los pasos referidos fue cumplido el 4 de julio del año pasado, cuando el intendente Oscar de los Santos aprobó el pedido de la firma Chihuahua SA presentado el 15 de agosto de 2012 de incluir tres fracciones que se ubican en la faja costera de 150 metros en la zona conocida como “anteplaya”, donde se encuentra el cordón dunoso primario. Todas están libradas al uso público. En los hechos, las citadas fracciones se encuentran del otro lado del arroyo El Potrero, en el predio que posee la firma. Estos terrenos forman parte de lo que se conoce como “área de concesión” que el gobierno, tanto nacional como local, pretenden dar a la firma para que se conforme en ese lugar el puerto para yates.

El trámite continuó el 8 de marzo de 2013 cuando el Poder Ejecutivo aprobó el convenio firmado entre el Ministerio de Obras Públicas y la firma por la cual la primera le cedió a la segunda el uso “exclusivo, privativo y gratuito” de parte del álveo ubicado en la desembocadura del arroyo El Potrero en la bahía de Portezuelo.

Polémica

El diario El País fue escenario en julio y agosto de 2009 de la polémica desatada entre el multimillonario Alexandre Grendene con los responsables del proyectado complejo náutico.

Grendene poco tiempo atrás había adquirido en U$S 6:000.000 las 120 hectáreas del predio, entonces propiedad del Banco de Seguros del Estado, que se encuentra en la margen oeste del arroyo El Potrero. El predio de Grendene tiene 500 metros de frente sobre el Río de la Plata. Grendene reaccionó cuando se enteró que la entrada a la villa náutica se construiría en parte de su propiedad. En los hechos esa parte de su predio será expropiada por el Ministerio de Obras Públicas.

Para enfrentar esta situación el multimillonario brasileño contrató al geógrafo Milton Jackson para evaluar el impacto de la construcción del boating en ese lugar. Jackson recordó entonces que El Potrero es un arroyo emisario con un gran caudal de riesgo, por la presa construida en su nacimiento en la margen sur de la Laguna del Sauce, de catorce metros cúbicos por segundo. “Esto significa provocar una gran inundación sobre las tierras bajas de la desembocadura, situadas en su terreno y en el fraccionamiento Ocean Park lindante al suroeste con el inmueble en cuestión, que llevaría tras un rápido proceso de acumulación de aguas a un reventamiento y erosión de la costa con pérdida de las playas y su predio y los otros predios aledaños. El proyecto de su vecino no es viable, y no tiene atenuaciones encarables en su predio original y no parece poder tenerlas aun con la incorporación de una porción de su propiedad a los espacios de su vecino”, indicó.

El área a expropiar del terreno de Grendene es de 36 mil metros cuadrados y fue tasada por el estado en 660.000 dólares. Grendene sostuvo, en cambio que la tierra costaba, entonces, 10:860.000 dólares.

Sin perjuicios

Como respuesta, la firma apeló al estudio de impacto ambiental presentado en 1998 por el exministro de Vivienda, Carlos Colace el que minimizó los perjuicios que provocaría semejante obra. Una de las claves del emprendimiento es la construcción de los dos espigones de 125 metros de largo. Según los estudios presentados, afectan 4.000 metros de playa. La propuesta de mitigación para estos efectos es rellenar con arena (unos 35.000 m3 durante el primer año) para controlar procesos erosivos que pueden hacer retroceder la playa hasta 30 o 35 metros al oeste del espigón y provocar otras modificaciones al este de la construcción.

En un tramo la playa se ensancharía y en otro se reduciría la franja de arena, según el informe de la empresa.

De acuerdo al representante legal de la empresa, el abogado Augusto Durán Martínez, el propio arroyo El Potrero es “artificial”, afectó las dunas y la topografía de la zona -es una corriente de agua que apenas recorre 5 kilómetros desde Laguna del Sauce al mar- cuando se levantó una represa en la Laguna del Sauce y el nivel de la laguna creció. Eso hizo aumentar el caudal del arroyo.

El abogado destacó que este proyecto fue “aprobado por cuatro gobiernos diferentes; todos los gobiernos nacionales y municipales de sectores y partidos diferentes han visto esto como una cuestión muy importante para el desarrollo de la zona”, sostuvo.

Fuente