Inicio de sesión

Un chapuzón al desnudo por una buena causa 2 mil 500 mujeres irlandesas rompen un récord mundial para luchar contra el cáncer

Miles de mujeres hicieron a un lado sus complejos (y su ropa) para romper el récord Guinness de más mujeres dándose un chapuzón desnudas en el mar, esto sucedió en Irlanda y la actividad se realizó para recaudar fondos para una organización benéfica contra el cáncer infantil.

Lucía Sinigagliesi, la oficial de Guinness World Records que confirmó el récord, aseguró que 2 mil 505 mujeres pasaron al menos cinco minutos desnudas en el mar para establecer la nueva marca mundial.

 

 

 

El primer récord de más mujeres desnudas nadando en el mar se estableció en Australia en 2015.
El primer récord de más mujeres desnudas nadando en el mar se estableció en Australia en 2015.

 

 

 

El récord anterior se estableció en Australia en 2015 cuando 786 participantes nadaron desnudas cerca de Perth, aunque un evento en Finlandia en el que participaron 789 personas también reclamó el récord.

El pasado sábado 9 de junio, las mujeres se reunieron en la playa de Magheramore, 50 kilómetros al sur de Dublín, para triplicar el número de participantes en este particular récord.

Este evento se ha llevado a cabo anualmente desde 2013 por iniciativa de Dee Featherstone semanas después de someterse a una mastectomía. La solidaridad de otras mujeres alrededor del mundo se ha reflejado en la recaudación de miles de euros.

 

 

 

Mujeres de todas las edades y formas establecieron un nuevo récord Guinness.
Mujeres de todas las edades y formas establecieron un nuevo récord Guinness.

 

 

 

“Fue increíble. Nunca antes había estado desnuda frente a nadie, excepto mi esposo. Fue genial y cómico”, dijo Deirdre Betson de la ciudad de Dunboyne después de salir del agua.

“Todas tenemos diferentes formas, tamaños y edades y fue simplemente genial”.

Deirdre Betson, participante del récord

El dinero recaudado en esta actividad se destinará a Aoibheann’s Pink Tie, una organización benéfica creada en 2010 por Mick Rochford y Jimmy Norman, después de que Aoibheann —la hija de Norman— muriera de cáncer a la edad de ocho años.

 

“Aoibheann fue a la escuela con mi hija. Tendría 17 años. Lo hicimos en su memoria ”, señaló Betson.