Cerca de 150 personas, 50 de ellas desnudas, protestan en bicicleta por la visita del Papa.

Por ello, los asistentes al acto se congregaron a las 17.30 horas frente a la iglesia de San Agustín, mientras entonaban frases reivindicativas como ‘Jo no t’espere’, ‘Rita no utiliza el metro’ –en referencia al accidente de metro registrado en la ciudad el pasado lunes– o ‘Benedicto, no eres bienvenido’. Tras media hora de reunión, cerca de 50 personas se desnudaron y montaron en sus bicicletas para dar inicio al recorrido en bicicleta por las calles del barrio del Carmen.

El acto estuvo rodeado de varios agentes de la policía local, quienes vigilaron la reunión previa entre los asistentes y parte del recorrido de los ciclistas nudistas. Entre los participantes, se encontraban varios miembros y simpatizantes de la plataforma ‘Jo no t’espere’, que sostenían pancartas bajo el lema ‘con vuestra ignorancia Benedicto hace su dinero’ o ‘menos dinero para altares y más inversión para el metro’.

Así, un sacerdote de Manises que se declaró en desacuerdo con las actuaciones de la iglesia católica, Carlos Pinazo, señaló que, entre los ‘muchos’ motivos que tiene para ‘no esperar a Benedicto XVI’ destaca ‘la condena al uso de preservativos’. Asimismo, calificó de ‘gasto innecesario’ el dinero invertido por el Ayuntamiento de Valencia en la recepción del Santo Padre y consideró que esta cantidad ‘podría haberse utilizado en otro tipo de servicio’.

En esta línea, un grupo de simpatizantes de la plataforma antipapal coincidió con estas ideas y añadió que los adornos florales, la construcción de un altar, las bandas de música y los alojamientos de curas y obispos ‘no se corresponden precisamente a los argumentos del evangelio’ que, recordaron, ‘no predican por la acumulación de riqueza y la ostentación’.

Coincide con este argumento una de las participantes en la carrera nudista, Ángela Goya, quien afirmó que ‘de lo que realmente se tiene que preocupar el Papa es de la atención a la gente que pasa hambre, y no de la temperatura de su nuevo altar’.

Asimismo, otro de los simpatizantes del acto, Josep García, vecino de Valencia de 24 años, señaló que ‘discrepar con los gastos exagerados por la visita de un líder religioso es algo que responde a una cuestión moral’, opinó.

De igual forma, otro de los ciclistas que formaron parte de este acto, Andreu López, de 31 años, calificó de ‘vergonzoso’ el acto de recepción organizado por el Ayuntamiento de Valencia y las administraciones públicas, y consideró que en un país aconfesional como España ‘no debería permitirse gastar esta cantidad indecente de dinero en recibir’ al Papa.

Deja un comentario